viernes, 11 de marzo de 2016

Enamorarse.

Llega entonces, él
De la forma más inesperada.
Paulatino, pero a la vez arrasando.
Disfrazado de momento, tan sencillo, tan etéreo.

Me miró y desbordó dolor:
Tanto que curar, tanto que cambiar.
Junto con besarle sellé el pacto
Era irreversible todo sentimiento.

Con cada beso, se adueña de mi afición
Y sin siquiera tocarme, se apropió de mi ser.

¿Cómo no quererle?, 
Si puso flores en donde otros pusieron dagas.
¿Cómo no creerle?
Si veo más sinceridad en sus ojos, que en cualquier promesa intangible. 

Yo no sé cuanto él se quede en mis días, 
Pero cada segundo, 
Se vuelve más
dueño de mi vida.




jueves, 4 de febrero de 2016

Y contigo viene la calma.



Mi dolor es sólo parte de mí.
Que te quede claro, por favor,
Yo he elegido estar triste.

Todos los días estoy hecha de sueño:
Me duermo sabiendo que se viene mañana,
Sabiendo que volveré a un lugar interno
 En el que estoy mucho mejor.

Tengo este peso en la espalda
Que cargo desde que me tengo,
Desde que fui capaz de asumir mis propios errores.

Hoy en día, siento que cuando respiro me equivoco,
Y que cada vez que siento,  miento y en verdad lo siento.

Que te quede claro que mi tiempo,
Cada vez carece de constancia,
Y cuando intento arreglarlo estás tú.

Vienes,  me miras y vuelvo a encontrarme
Eres tú,
Que no sólo me miras, tú me animas..
Tú…
Me revives.

domingo, 31 de enero de 2016

Por ahora.

Las veces en las que te he recordado
Tienen fecha de expiración,
Al igual que las incontables veces en las que decidí odiarte
Y las veces en las que mentí sobre extrañarte.

Aunque los albores en el cielo se burlen de mi
Y me obliguen a recordarte,
Y tu música se haga presente en los momentos más recónditos..
Lucharé con tu recuerdo,
Porque los años me han enseñado
A que no eres tangible y mucho menos confiable.

Por ahora te permitiré ser el jet lag que se apodera de mis noches,
Y la razón por la cual, he decidido estar sola...
Por ahora, sólo para ahora,
Porque cada día que pasa
Te vuelves más
sólo un ínfimo recuerdo.


lunes, 7 de septiembre de 2015

Psicosis.

Mi mente...
Soy presa de mi mente. 

Estoy a merced de todo a lo cuál temo.
Estoy ciega, porque carezco de realidad, 
Carezco de control.

Me miro y no me reconozco
¿Es que en verdad esa soy yo?.

Estoy atrapada dentro de mi misma.
¿Cómo escapo de mi?.

Es imposible despertar, 
Es imposible escapar.
Repito patrones, los repito una y otra vez
Y de nuevo me encuentro gritando internamente,
Pidiendo ayuda en silencio.

Aliteraciones confusas dominan mi memoria,
Cuestionamientos posibles de como sería si es que quisiera salir.
No quiero salir. No quiero escapar.
Quiero sobrevivir, 
y escupirle en la cara a mi propia enfermedad. 




sábado, 4 de abril de 2015

Haciéndonos el amor a miradas.

Te miro, de cerca, y te robo suspiros.
Es imposible mirarte y no querer besarte...

Y entonces, tu me miras, queriendo probarme 
Con la respiración constante, en silencio, pero a la vez gritando.

Aprecio la tristeza inherente de tus ojos y la hago mía.
Te desnudo la memoria y la visto con el presente, 
Quedémonos así: ensimismados el uno con el otro, 
Viviendo el ahora como si fuese el pasado y el futuro mismo. 


miércoles, 25 de marzo de 2015

Te olvido, respiro.

Es muy tarde para volver atrás.
Te desnudé tantas veces la conciencia,
Que a tu memoria, la conozco mucho mejor que la mía.

De un día a otro me sorprendí extrañándote, extrañándome;
Seguí, y corrí de cada lugar que tuviese tu nombre.
Solo la luna sabe que todas las noches huía de mi misma,
porque temía encontrarte en mí.

Se me ha hecho largo el camino,
Se me ha hecho agobiante.
Vamos a olvidarnos, antes de que se nos pase la vida en ello.
Yo si quiero no recordar.

Pongo el cigarrillo en mi boca, y respiro.
y decir adiós,  al final, nunca había sido tan difícil,
ni tan necesario a la vez.



Y pensarte, así, sé vuelve tortuoso.

Desde que te pienso,
pienso hasta el viento.

La lluvia llega a mi en forma de nostalgia liberada.
Y te imagino, si, te imagino constante, solitario, arrebatando los días,
Y me entristece.
Cómo iba a pensar que volverías a mis recuerdos, con alevosía, rasguñando mi memoria.
Eres tan surrealista, que me duele pensar que nos teníamos:
Que nos prometimos el mundo y a la primera prueba de fuego nos traicionamos.

Hoy, cuando estoy sola, en la hipócrita benevolencia de mi casa
Me aterra pensarte,
Porque cuando te pienso me cuestiono a mi misma,
me cuestiono el pasado y me precipito al futuro...
Y me estanco en la cruel línea entre los recuerdos y la penumbra.

Al final siempre llega la jodida noche,
en donde siento la fuerza del viento,
en donde el frío me cala los huesos
Y el aroma de la neblina revive recuerdos,
y no puedo evitar entristecerme.

Por qué cada vez que la tristeza se posa en mi ojos, sin importar motivos,
tiendo a recordarte con tanto ahínco...
creo que es porque incrustaste la tristeza en mi;
o quizás porque cada vez que en mis ojos veías una gota de pena
Ahí estabas tu, queriendo salvarme.